Las 150 canciones de la década: 2007, el año de la consolidación.

Estándar

2007: El año de la consolidación

No es fácil vivir el fin de un proceso. Pero ¿Qué ocurre cuándo hay que empezar de nuevo? ¿Cuándo tenemos que construirnos desde cero? La persona que yo veía en el espejo en 2005 dejó de existir aquel año, había que construir a alguien nuevo y esa persona tenía que aprender a encontrarse cuando se viera en una multitud. En un principio, este año creí que ya lo había conseguido. No fue así.

Sin embargo,  algo había terminado y otra cosa había comenzado. Pero este año, sería aquel en el que se consolidara ese proceso en el que tenía que descubrir quién diablos escribía todo esto.

2007: El año de la consolidación


Get Your Own Free Hypster.com Playlist.

121. Au Renoir Simone · Fallen Snow

The bird of music / 2007

Las chicas de Au revoir Simone han de haberse enojado mucho entre ellas, o con alguno de sus amigos, pues este tema es ideal para resolver los conflictos con amigos: es una declaración directa de una amiga diciendo: dude, me estás jodiendo la vida. Y es que no hay cosa más cierta que aquella de que quien más te quiere es quien más daño te hace. Por eso, el trío de Brooklyn canta: “Cause nothing’s worse than seeing you worse than me /
And nothing hurts like seeing you hurt like me /
The consequence is less than the happiness you bring to me /
There’s more to give than what you take from me”.

122. Calvin Harris · The Girls

I created disco / 2007

Calvin Harris se precia de muchas cosas. En primer lugar, se autonombra el Rey del Electropop; en segundo, dice haber creado el género disco; se las da de muy, muy por componerle a Kylie algunas de sus mejores canciones (en esto no puedo objetar nada) y dice que tiene a todas las chicas. Yo no sé si sea cierto y Calvin tenga EL mojo. Sí, es mono, pero nada del otro mundo. Y aunque no creo que él haya inventado el disco, reconozco que hace excelentes rolas para la pista. Si algún día quieren prender repentinamente una fiesta, ésta es una excelente opción. Y si algún día quieren inflarse el ego, aprendan de Calvin.

123. Dover · Cherry Lee (2007 remaster)

2 / 2007

Dover perdió muchos amigos y ganó mucho dinero: así funcionan las cosas. En 2006 decidieron dejar las playeras de Iron Maiden por tacones y minivestidos, así como la contundencia del metal por la exactitud del electro pop. Mucho le deben al Hung up de Madonna, ya que si escuchan primero ésta y luego Let me out se darán cuenta de la similitud en sus estructuras. Aplicaron la fórmula y funcionó. Aprovechando el éxito de su álbum Follow the city lights, todos los kilos que Cristina Llanos bajó de peso y la mega cirugíaa plástica que le hicieron a la banda, en 2007 sacaron 2 un recopilatorio de dos discos: el primero, sus éxitos en versión original, el segundo, los mismo éxitos adaptados al endulcorado Dover de la segunda mitad de la década ¿El resultado? En su mayoría aciertos de su nuevo género, Cherry Lee, uno de ellos. La canción ya era de por sí bastante buena en su versión original: una nostálgica historia de una ácida amistad en la que la locura impregnaba a sus partes ¿Qué fue en realidad lo que hizo la banda española que canta en inglés? Permitirnos a algunos poner en bares y clubes canciones que jamás pensamos podríamos poner. Gracias a este cambio de sexo y género de la banda, Cholula y otras ciudades pudieron escuchar en 2009 esta historia de amistad y muchas tras que Dover había contado.

124. Feist · My moon, my man

The Reminder / 2007

Si se me pidiera que musicalizara mi ideal del amor tendría que pedirle prestada a Feist esta canción. Aún no entiendo cómo es que muchas de sus otras canciones fueron escogidas en los conteos de la década y My moon, my man no figuró en ninguno.  El sonido del piano se empareja con el de nuestro corazón y comienza a llevarnos por la melancolía de la canadiense, cuya voz se escucha desde algún sitio remoto, la luna tal vez. Aún recuerdo una noche de 2008 que escuché en un estado bastante alterado –física y emocionalmente- esta canción: me calmó, me bajó de nuevo a la tierra. Hay algo de romance, algo de tristeza, algo de nostalgia y unas enormes ganas de Feist por rendirse ante alguien. Se supone que así es ¿No?

125. Honeyroot · Where I belong

The sun will come / 2007

¿Un feel-good song? ¿En esta década? No, no es necesaria. Es imprescindible. Este tipo de temas son bastante trickies, pues así como es difícil distinguir los libros de psicología de suma ayuda de entre la sección de superación personal, es complicado encontrar una feel-good song de entre tanto pseudo Indie, bossa nova y smooth jazz que realmente nos sirva. A mi parecer ¿Qué debe tener una feel-good song para funcionar bien como tal? Sencillez y honestidad. Para estar bien no necesitamos que nos digan que todo va a estar bien. Más bien, necesitamos que nos recuerden las cosas sencillas que hacen que todo valga la pena porque, believe it or not, tenemos derecho a sentirnos bien y ser felices. A pesar de vivir un siglo que en sus primeros diez años ha visto algunos de los peores desastres y miserias.

126. La Prohibida · Flash

Flash / 2007

La Prohibida y Nacho Canut (Fangoria) pusieron en una sola canción lo mejor del electro y los ochenta: un beat bailable, sintetizadores pegajosos, hartos delays, un bajo pegador y una letra relacionada con drogas disfrazada de jotería que resulta inevitablemente exquisita y nos obliga a bailar. Creo que éste fue uno de los himnos unificadores del Electro Spain y del underground, así como un instantáneo clásico de las fiestas. Quien sabe, quizás un días nuestros hijos y nietos canten y mezclen con el morbo de la nostalgia (sí, ese mismo con el que muchos mezclamos lo más under de los ochenta): “Una explosión y pierdo la cabeza / me he vuelto de neón “.

127. M.I.A. · Jimmy

Kala / 2007

La cantante global de la década es, en definitiva, M.I.A. Mi approach a ella fue difícil y tardado, pero funcionó. M.I.A. volvió a poner en MTV y en las fiestas realidades y gente de las que muchos se habían olvidado, además de demostrar una vez más el valor de las mezclas, el sampling y los DJs. No conforme con eso, hacia canciones terriblemente bailables y con letra de conciencia. Puso en el mapa ritmos que antes no se consireaban adecuados en la pista e hizo cool el low dudget. Sé que pude haber elegido muchos otros temas para este conteo que son un tanto mejores en materia musical, sin embargo, la parte más gay y pop de mí me solicitó incluir éste ¿Qué le vamos a hacer?

128. Mark Ronson feat. Amy Winehouse · Valerie

Version / 2007

Amy Winehouse sorprendió al mundo con Back to Black: un álbum que volvía a las bases en todos los sentidos. En primer lugar, la esencia soul sesentera del disco hizo que críticos, nostálgicos y puristas se pusieran de acuerdo de una vez por todas (vamos, hasta le dieron el Grammy).  Hizo que el soul volviera a ser escuchado por las masas. Nos dio a una cantante trágica de la que todos fuimos testigos de su decadencia: el genio atormentado, incomprendido, drogadicto, anoréxico y con el beehive más chido de la década. Había algo de Arteha, algo de Ella, un poco de Janis y mucha, mucha actitud. Back to Black es un mérito 50/50: es claro que la primera mitad le corresponde a la Winehouse con sus letras desgarradoras y su potente voz, pero esa otra mitad le corresponde a Mark Ronson, productor del álbum. En 2007 Ronson decidió sacar un álbum en solitario llamado Version. En él, covereaba algunos de los éxtios del pop/rock inglés de los últimos diez años con algunos de sus máximos representantes. Todo, en una extraña pero deliciosa ensalada cuyo secreto estaba en tener la mejor mezcla y el aderezo más adecuado. Una muestra de ello es Valerie, de la que creo francamente, Amy no la encontró, sino que la canción encontró a Amy, Su voz queda perfecta y los arreglos de Ronson hacen que todos sintamos nostalgia por esa chica de cabello rojo llamada Valerie, que en el fondo, podría ser Winehouse misma.

129. MGMT · Kids

Oracular Espectacular / 2007

Cuando salió MGMT pensaba que era una gran propuesta, ahora no los soporto. Los cuties de MGMT no tienen la culpa de que los dos primeros sencillos de su disco hayan sido utilizados a manera de tortura de dictadura, repetidos hasta el cansancio, para enloquecernos a todos. Pero, exactamente ¿Qué fue lo que hicieron los Managment? Verán, queridos lectores, toda la gente que nació en los años cincuenta, sesenta, setenta e incluso, durante la primera mitad de los ochenta, tiene un himno que retrata los días de gloria. Aquellos que nacimos en la segunda mitad de los ochenta no teníamos un cajón preciso (estamos justo en la brecha entre la Generación X y la Generation Me). MGMT nos dio esos himnos con Kids y Time to pretend. La primera apela a la infancia atesorada y perdida que toda persona puede tener, pero hay algo en la música de ésta (quizás sean los sonidos que asemejan juguetes ochenteros) y en la segunda en su totalidad, que hace que algunos nos sintamos bastante identificados. Thundercats, Halcones galácticos, hombreras, la terrible transición en la moda de finales de los ochenta y principios de los noventa, los suéteres gigantescos, los lentes de pasta de carey e infinidad de referentes noventeros vienen a mi cabeza al escucharlas. Al fin alguien había musicalizado esa época que yo creía tan mía y que resultaba ser de una generación entera.

130. Mika · Relax, take it easy

Life in cartoon motion / 2007

Hace unos párrafos hablábamos de las feel-good songs. Pues he aquí otra y muy importante. Dentro de su enorme clóset de cristal, Mika le devolvió la alegría (y la jotería pandro-chic) a la música. Si bien no descubrió ningún hilo negro, perdido o jamás inventado, Mika recuperó la explosión de color, melodía, musical y cabaret que gente como Freddy Mercury y Elton John habían dejado. Será la juventud o la energía propia, Mika lo logró. Dentro de esta vuelta, el inglés de ascendencia libanesa maquiló una canción para uno de los problemas de la sociedad de la primera década: la angustia. En Relax… Mika nos invita a dejarnos de preocupar por aquello que no está en nuestras manos. Junto con el “respira” de Nash, éste ha sido uno de los mejores consejos que me han dado.

131. Porter · Host of a ghost

Atemahawke / 2007

“Esto es lo que deberías hacer…¿Por qué no cantas pronunciando así las palabras o algo similar?” Fue lo que me dijo Christian Michel, mi entonces manager y me puso esta canción. Mientras la canción sonaba, Christian seguía hablando pero yo me salí de cuadro. Yo no estaba ahí, sino en uno de los mundos mágicos que a Juan Son tanto le gusta inventar. La frase con la que abre la canción me había desarmado por completo: “I insist that you are in love my lover…” ¿Cómo resistirse? Más si se es un romántico incurable como el autor de este blog. Los gritos felinos de Juan mezclados con el poderoso bajo de Porter lo elevaban a uno hasta un cielo con gatos cantando “lovely, lovely times, nothing but…”. Con una música y una producción completamente mexicanas. La idea de que enamorarse es ser huésped de un fantasma es simplemente maravillosa y, como todo enamoramiento, fugaz. Lo curioso, es que parecía ser que yo no era el único infatuado por Juan Son y su locura inevitablemente sexy.

132. Róisín Murphy · You know me better

Overpowered / 2007

Hablemos de la Dra. Murphy. Debido a la masificación de la que es objeto, el pop es uno de los géneros más subvalorados de la escena musical. Sin embargo –y afortunadamente-, existen distintas personas alrededor del globo que deciden comprometerse con la difícil tarea del pop y elevarlo a la categoría de arte. Los Pet Shop (que tienen a bien nombrar su grandes éxtios así) y Kyllie podrían ser un par de ejemplos. Pero si de lecciones se trata, Róisín dio una cátedra de cómo hacer impecable pop en 2007. Por el lado musical, la irlandesa se juntó con un selecto grupo de productores para sacarle lo mejor a cada época de la música bailable (70’s, 80’s, 90’s y 00’s). Pero si hasta aquí Róisín había dado tremendo curso de pop, cuando llegó al tema de las letras nos hizo entender por qué había que llamarla doctora. Ironía, sarcasmo, honestidad brutal, la perspectiva de una mujer segura de sí misma en su treintena, sexo sin compromiso con viejos amigos y bootie calls son sólo algunos de los temas que la Dra. Murphy toca. De todos los temas elegí el que sonoriza una de las cosas más importantes en mi vida: la amistad. You know me better habla de un par de amigos que deciden, después de años de conocerse, tener sexo: sin compromisos, sin problemas y con la madurez de dos treintones. Si bien, no es mi historia, Róisín envuelve en el mejor de los fondos una de las mejores frases: “You know me better than I know myself”. Ella lo sabe mejor que nadie.

133. Rufus Wainwright · Not Ready to  love

Release the stars / 2007

El drama es lo nuestro y quien mejor para demostrarlo que un confeso fan de Judy Garland como Rufus Wainwright, el cantante de folk gay por excelencia. De todos sus desplantes histriónicos, éste es el mejor, el de las tres de la mañana, rendidos y desnudos. Wainwright retrata directo y sin disfraz alguno el momento justo cuando hemos terminado una relación y nos encerramos en nosotros mismos. Cuando no podemos ser vulnerables, cuando no podemos entregarnos o ceder ¿Alguno de ustedes queridos lectores se ha visto ahí? Una de las cosas que hace mágica a la música es que nos ayuda a entender que no estamos solos, que hay miles de personas que han vivido lo mismo que nos otros y nos acompañan en determinadas situaciones, a pesar de que en ese momento, hayamos optado por el camino solitario y sin retorno.

134. Titán · Pasión y amor

Titán / 2007

Zoé lo intentó con Vynil, sin embargo, el premio a la “Canción que mejor retrata la esencia rockera-bastarda” se lo lleva Pasión y amor. Es sucia, sudorosa, alcoholizada, con olor a cerveza, sexosa, vale madrista y muy, muy intensa. En un comentario absolutamente ególatra y autocomplaciente, considero que esta rola retrata mejor que ninguna en nuestro idioma la relación rocker-groupie. Y sí, me encantan esas situaciones. Pero más allá de este plano absurdamente superfluo, la canción habla de una relación mucho más profunda y desgarrada: la pasión y amor por el rock. Una vez que le hemos entregado nuestro corazón al rock, a conclusión más certera no se puede llegar: seremos esclavos del techno y del rock.

135. Tracey Thorn · Grand Canyon

Out of the Woods / 2007

¿Nunca les ha pasado que hay ciertas canciones que parecen hablar específicamente de ustedes? Durante mucho tiempo sentí que el chico con el corazón agujerado del que Tracey Thorn hablaba era yo. Out of the Woods fue una sorpresa para muchos, sobre todo para aquellos que creían que Tracey no podría andar sola. En doce temas nos demostró que, si bien con Ben Watt hacia una excelente dupla (Everything but the girl) ella sola era capaz de contar grandes historias, como aquella de muchachos con una herida tan amplia como el gran cañón.

136. Tunng · Bullets

Good Arrows / 2007

Tras una severa depresión, 2007 fue el año en el que volví a sentirme guapo. No es que me haya hecho alguna clase de cirugía plástica o que hubiese tenido un repentino descubrimiento. Para mí, el ser guapo o guapa significa proyectar por fuera lo que realmente somos por dentro. Lo bueno y lo malo, con honestidad y humildad. El viaje a Montréal que hice en 2007 me ayudó a varias cosas: reencontrarme con uno de mis mejores amigos, descubrir el mundo y ver mi vida en perspectiva. Grandes cosas para una misma semana. En aquel viaje aprendí a retomar el valor de mí mismo y, de esta canción, a cachar balas con los dientes. Suena difícil pero al final es la cosa más dulce que hay ¿Por qué? Porque así son todos los problemas: pequeñas cosas que matan pero que podemos aprender a coger de la manera más simple. Háganlo y verán cómo se sienten más guapos.

137. Yelle · Je veux te voir

Pop-up! / 2007

¿Alguien se puede imaginar a un wey cogiendo como en una película pornográfico lleno de neón, papás a la francesa y fluo? Yelle lo hizo y con esa imagen le bastó para definir la estética y manifiesto de los nu ravers y tektoniks. Musicalmente le bajó los bpms al High Energy, saturó sus bajos, coqueteó con ritmos reggeatoneros adaptados al electro, sampleo su voz y, voila! Nació el tektonik desde los bajos mundos de París. Tiene mucha gracia narrar ese tipo de historias con el look de una niña de doce años, pero tiene más aún hacer al mercado mexicano cantar en francés sin precisamente saberlo. Más gracia aún, hacernos bailar como pocos.

2 comentarios en “Las 150 canciones de la década: 2007, el año de la consolidación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s